Blog

Tipos de bisagras

Aunque muchos no lo tengan en cuenta, existe una amplia variedad de bisagras que podemos instalar en nuestra vivienda de acuerdo a las necesidades que tengamos, y conviene conocer todos sus detalles para realizar la elección precisa.

¿Qué es una bisagra?

En principio, tenemos que decir que una bisagra no es otra cosa que herraje que posee 2 piezas unidas entre ellas mediante un eje, de modo que las piezas puedan girarse, pero sin separarse. Casi siempre, podemos ver bisagras en nuestra casa en los muebles o puertas. Vamos, entonces, a conocer algunos modelos de bisagras que deberías conocer.

Bisagras de libro

Las bisagras son algunas de las más habituales. Son realmente sencillas y cualquiera sabe cómo usarlas, por lo que suelen aparecer en muchos muebles y puertas. De todos modos, las hay cincadas, rústicas, etc.. Eso sí, todas tienen en común que se abren en forma de libro, como su nombre bien lo indica en estos casos.

Bisagras de piano

En segunda instancia tenemos las bisagras, que destacan por su parecido con las anteriores. La única diferencia sustancial es que las de piano son mayores en cuanto a dimensiones que las de libro. Por eso estas bisagras son más fuertes que las anteriores.

Bisagras desmontables

Como su nombre bien lo indica, las bisagras desmontables son una opción perfecta sobre todo para aquellos usuarios que sepan que van a querer quitarlas llegado el momento. Gracias a su sistema, podrás quitarlas sin tener que sacarles los tornillos, lo que es una gran ventaja.

Bisagras de Pernio

Las bisagras de Pernio suelen ser la alternativa habitual de las puertas, y más que nada de las ventanas. Es decir, se recomiendan para bisagras que van a estar allí inmóviles, puesto que aunque son seguras, no son fáciles de colocar.

Bisagras invisibles

Como su nombre lo indica, las bisagras invisibles o también conocidas como bisagras ocultas, son perfectas para unir dos tableros, y conseguir que se abran en el formato libro, aunque sin dejarse ver. Bisagras sólo aptas para profesionales.

Bisagras de doble acción

Las bisagras son las que suelen usarse cuando queremos utilizar puertas de doble apertura. En efecto, en las cocinas de los restaurantes son muy habituales. Una de sus ventajas, es que estas bisagras son realmente fáciles de instalar por cualquiera.

Bisagras de cazoleta

Las bisagras suelen estar presentes en los muebles de las cocinas. Son sumamente prácticas, y cuentan con la ventaja de que en la última porción de ángulo, no hace falta empujarlas, puesto que se cierran prácticamente por inercia. Eso sí, las bisagras de cazoleta no son fáciles de instalar, y necesitarás a un profesional en este campo.

Hay bisagras de cazoleta de 3 tipos, más allá de modelos, materiales, etc.:

  • Recta: cuando la puerta sale al exterior del lateral del mueble
  • Súper acodada: cuando la puerta es sólo interior
  • Acodada: cuando la puerta se encuentra en la zona intermedia entre ambas posiciones anteriores

Bisagras de superficie

Las bisagras son bastante semejantes a las anteriores. La gran ventaja que poseen es que no hará falta realizar un fresado para poder instalarlas en nuestros muebles. De hecho, estas bisagras de superficie son de las más fáciles de instalar de todas. Quienes son aficionados al bricolaje suelen trabajar habitualmente con estas bisagras.

Bisagras para vidrio

Las bisagras para vidrio normalmente tiene forma de U. Si tenemos cristal, probablemente veremos que se utiliza este tipo de bisagras. Esto, para evitar que el cristal se salga de su posición una vez que la puerta comienza a ser abierta y cerrada habitualmente.

Otras bisagras

Por último, tienes que saber que existen otras bisagras, aunque no tan conocidas ni recomendables como las que hemos estado mencionando anteriormente.

Símbolos de ladrones para robar casas

Durante mucho tiempo, los ladrones marcaron casas para informarse unos a otros ciertas características acerca de quienes vivían en ellas, o la posibilidad cierta de dar un golpe en esos sitios. Sus símbolos se han vuelto famosos con el paso del tiempo, y hoy queremos enseñarte algunos de los más famosos, que deberías conocer, para estar alerta.

¿Dónde puedo encontrar los símbolos?

Los símbolos que los ladrones se escriben unos a otros, casi nunca son perceptibles a primera vista. Tendrás que acercarte a ellos para poder ver de qué se trata. Por supuesto, sea lo que sea, conviene que lo borres, para no ofrecer información innecesariamente.

Símbolos y significados

  • Un círculo con una X en el centro es uno de los símbolos más comunes, y significa que el dueño de casa está a punto de regresar.
  • Un círculo con un reloj en el interior indica que se puede forzar alguna puerta o ventana con una cadena.
  • Un rombo suele significar que nadie vive en la casa.
  • Un vaso sin uno de los lados, significa que es una casa fácil de robar. Es uno de los símbolos más temidos, así que revisa qué puedes hacer al respecto.
  • Una L mayúscula al revés significa que es una casa de caridad, y en teoría, a salvo.
  • Una W mayúscula indica que la casa está sola por la noche.
  • Una D con una línea debajo indica que los domingos la casa está sola.
  • El 7 y 8 rodeados con un círculo indican que la familia suele irse lejos de vacaciones, ya que estos son los meses normalmente asignados al descanso.
  • Un círculo sin más suele significar que la Policía ronda el barrio habitualmente.
  • Una cuna indica que dentro de la vivienda habita una mujer sola, es decir, una buena oportunidad.
  • Una X indica que no hay nadie en casa y el robo es sencillo.
  • Una fff indica que la vivienda tiene elementos de valor para hurtar.
  • Varios círculos seguidos indican que la puerta puede ser forzada con una palanca.
  • 3 círculos seguidos indican que la vivienda está “lista” para ser robada.
  • 5 líneas indican que no es un buen sitio para robar.
  • Un triángulo indica que la vivienda ha sido robada recientemente.

¿Cómo saben los ladrones si alguien vive en una vivienda?

Los ladrones hacen un seguimiento de los movimientos de las personas que habitan en la casa, tanto cuando entramos y salimos, como cuando permanecemos dentro del hogar, intentando conocer nuestras rutinas, horarios, o cualquier otro dato.

He visto un símbolo, ¿qué hago?

Si has encontrado un símbolo en tu casa pero no te han robado aún estás de suerte, y lo mejor que podrías hacer es borrarlo o pintar encima de él, para que el ladrón que lo ha realizado sepa que conoces sus intenciones, y para que los demás no tengan información adicional, claro.

Qué son las cerraduras embutidas

Las cerraduras embutidas aquellas que se ubican en la parte lateral de algunas de las puertas más habituales de la actualidad, como las empotradas o embutidas, Hablamos de cerraduras que cumplen su fin sin alardes, que apenas si se dejan ver. Y por eso, en este artículo queremos analizar todos los detalles respecto de las cerraduras embutidas.

¿Qué cerradura embutida comprar?

Cuando vamos a comprar cerraduras embutidas, existen algunos elementos a tener en cuenta. Primero que nada, el presupuesto. Y es que hay cerraduras embutidas económicas, hasta otras realmente costosas, que claro que son más seguras. En cualquier caso, si quieres la mayor seguridad posible, tendrás que hacer una buena inversión.

Siempre recomendamos buscar cerraduras embutidas fabricadas por marcas reconocidas, de modo que puedas dormir tranquilo por las noches. Luego, hilando más fino, es relevante que consideres el cilindro de la cerradura, como su elemento diferencial. Este cilindro debería ser antibumping, para evitar que un ladrón entre de forma tan simple.

¿Cómo instalar una cerradura embutida?

Las cerraduras embutidas podemos instalarlas nosotros mismos en muchos casos, aunque recomendamos que el trabajo lo realice un profesional. Si de todos modos quieres probar suerte, lo primero será contar con todas las herramientas del caso. Vas a necesitar un destornillador, una lima, una taladradora, un metro, una corona dentada, un formón y las cerraduras embutidas, claro.

Instalación de cerradura embutida

Con todos los elementos para instalar tus cerraduras embutidas, lo primero será revisar el sentido de apertura de la puerta. De acuerdo a si abre para un lado o el otro, tendrás que buscar una cerradura u otra, está claro.

Si tus nuevas cerraduras embutidas están reemplazando otras, verás que colocarlas es realmente sencillo, sobre todo si coinciden en medidas. Ahora bien, si no tienes una cerradura anterior, tendrás que seguir leyendo todos los detalles al respecto.

Lo primero será marcar una altura de un metro o poco más de un metro, para que la manivela quede a la altura correcta. Lo siguiente es usar la taladradora, utilizando un tope para no pasarnos. Así debes realizar los taladros necesarios. Con el formón y la lima deberás generar un hueco en la puerta, que es donde irá la caja de las cerraduras embutidas.

Cuando tengas el hueco realizado, tienes que colocar las cajas de las cerraduras embutidas. Tienes que prestar atención porque el hueco debe ser perfecto. Una vez hecho eso, tienes que instalar el bombin, para lo que vas a necesitar una corona dentada. La instalación finaliza cuando colocamos una chapa de protección y los embellecedores.

Si crees que el proceso es complicado o te faltan demasiadas herramientas de las que hemos mencionado, nuevamente vamos a recomendarte que te pongas en contacto con un profesional para que pueda darte una mano al instalar las cerraduras embutidas.

Qué es un cilindro antibumping

El bumping es una de las principales técnicas que utilizan los ladrones cuando quieren ingresar a las viviendas desprotegidas. Por eso, existen numerosas tecnologías antibumping que podemos tener en cuenta para conseguir que nuestro hogar esté más protegido. En esta ocasión, queremos hablar acerca del sistema de cilindro antibumping, en detalle.

¿Qué son los cilindros antibumping?

El cilindro antibumping representa una variedad de cilindros que ha sido desarrollada para impedir que los ladrones puedan ingresar a las viviendas con esta técnica de moda, el bumping. Así, la probabilidad de que nos roben es mucho menor. Sin embargo, hay más de un modelo de cilindro antibumping, así que deberías seguir leyendo para conocerlos todos a fondo.

¿Cómo puedo saber si la cerradura es antibumping?

Si no sabes si tu cerradura tiene un cilindro antibumping, debes buscar el modelo y fabricante por Internet, para conocer todas sus características. Si no encuentras esa información, tienes que llamar a un cerrajero profesional para que te de una mano.

Ahora bien, si no tienes este sistema de seguridad y quieres instalar un cilindro antibumping, es conveniente que aproveches el procedimiento para colocarle un escudo reforzado también. Así evitarás que el ladrón vea la marca de la cerradura. Cualquier medida de seguridad que acompañe al cilindro antibumping es importante en estos casos.

¿Todos los cilindros antibumping son iguales?

Claro que no. Hay más de un modelo de cilindro antibumping, decíamos, y en efecto, son muchas las marcas que se dedican a su fabricación, un detalle no menor. Un cilindro antibumping con un sólo pitón no tiene nada que ver con uno que tenga 8 pitones. Cuantos más pitones tenga el cilindro antibumping, más seguro será, por supuesto.¡

Bumping

Tener un cilindro antibumping, una cerradura antibumping, es sumamente importante. Pero como los métodos de los ladrones avanzan junto con el paso del tiempo, si conseguimos una cerradura anti ganzúa, anti taladro, anti extracción y anti rotura, podremos dormir aún mucho más seguros, así que deberías buscar una que cumpla estos requisitos. Incluso, no es mala idea buscar una cerradura con sistema de llave anticopia, para evitar estos problemas.

Recomendación para comprar un buen cilindro antibumping

Si vas a comprar un cilindro antibumping, verás que existen muchas variantes en el mercado, aunque efectivamente hay diferencias marcadas entre ellos. Cuantas más medidas de seguridad incluya el cilindro antibumping, mejor en estos casos.

¿Cuánto cuesta un cilindro antibumping?

Es difícil ofrecer un precio exacto de un cilindro antibumping. El modelo y la seguridad que éste pueda ofrecernos son algunos factores decisivos al respecto. De todos modos, tienes que saber que un cilindro antibumping tiene un coste cercano a los 25 euros. Ahora bien, uno realmente seguro puede rondar los 150 o 200 euros sin problemas.

Más allá de eso, nos parece importante destacar que al momento de instalar un cilindro antibumping conviene ponerse en manos de un cerrajero profesional y no estar intentándolo uno, ya que una cerradura mal colocada es igual que una cerradura que nunca fue colocada.